19 oct. 2007

Tránsitos, territorios de la realidad.

César Martínez

De la ultra periferia Europea al ombligo de América.
.
Desde la esquina de Europa nos encontramos con las coordenadas africanas de las Islas Canarias a tres artistas, representativos de una gran diversidad cultural con la intención de establecer una huella o intercambio que lleve desde la periferia de la Comunidad Europea al centro de México una transitoria prEsencia. Quizás las Islas Canarias [1] sean geográficamente rasgos invisibles en el territorio común de la Comunidad Europea, pero esta vez lo común no es tanto el euro o sistema económico fiscal que une y reúne a varios territorios geográficamente distantes y que son incluidos en la Unión Europea como una comunidad, sino que se trata de la ultraperiférica [2] frontera de la realidad que establece cruces en el Atlántico y que como resultado permite nuevos hibridismos culturales y una gran dispersión de la concentración entendida como Europa.
.
En esta reunión mexicanaria, el tránsito establece a la distancia como un acercamiento del conocimiento proveniente de la lejanía para estar más próxima desde la orilla de una comunidad a otra. En la distancia puede estar la reunión, y en el más allá la utopía. Y esta misma es una herramienta para la acción que nos invita a la creación de este proyecto Tránsitos, Territorios de la Realidad. La utopía es un lugar de compromiso, una esperanza, un plan de desarrollo que no existe pero que se anhela, es un proyecto de vida o doctrina irrealizable que en el momento de su formulación decae pero que al mismo tiempo crece de rebote y que hallamos escondidaMENTE presente en los conceptos de progreso y prosperidad. La utopía es un recorrido, una senda por donde intentamos averiguar caminos y direcciones. La utopía es una manifestación de razones para inducir a adoptar o ejecutar propuestas, tomar nuevas cartas y posibles soluciones que nos permitan soportar y comprender esta realidad tan amplia en la que vivimos y en la que a veces no sabemos como estar o descifrar.

Estar al otro lado implica buscar la trascendencia para reunir fuerzas de unión y reunión: aquello que está más allá de los límites naturales y desligado de ellos [3] requiere de un tránsito, un lugar determinado para hacer un alto, y descansar una jornada, el tránsito es el paso de un estado a otro y la Galería Metropolitana acoge esta proApuesta para realizar un intercambio de vivencias insólitas con artistas que provienen de una archipiélago del que no se sabe mucho en nuestro país.

.


El tránsito: significando ‘al otro lado’, y ‘a través de’ responde a varias incógnitas que quizás no han sido formuladas pero si establecidas en un cotidiano del que a veces pasamos desapercibidos por la ausencia de preguntas o por una presencia apabullante de otras regiones geográficas-políticas que imponen una manera de ver que aclara pero que oculta en sus referencias. El transito transitorio es transparente pero también es eclipsado por la preponderancia de lo grande, y en esta muestra queremos dejar ver un lado que quizás ni siquiera resulta desconocido sino insospechado. Establecer un contacto con esta parte lejana ultraperiférica implica d erribar un muro invisible: la del desconocimiento y lo desconocido, un limbo político-geográfico matizado por lo que se sabe y se conoce que es Europa, pero cuyos bordes y límites también pueden expresar una gran diversidad y que con esta muestra pretendemos matizar. Lo ultraperiférico es un lugar que tiene una presencia y que viaja desde muy lejos para estar aquí, en México D.F., y que desde su sitio nos muestra una gran apreciación desconocida. Los intentos por encontrar la huella que lleva desde la periferia al centro está lleno de proyectos culturales que son algo mas que fragmentos sobrevivientes, -considerados así por el centro- y de la cual no podemos ignorar que existen lugares donde se producen grandes manifestaciones expresivas y conceptuales más allá de lo que creemos conocer que es Europa. En la periferia surge otro Campo Intelectual y otro Campo Creador que permite cosechar otros conocimientos distintos de la gran variedad que puede generarse desde los centros mismos de producción de conocimiento y que por lo regular son rectores y mediciones monopólicas del conocimiento de su distribución y consumo. Situación misma que se repite en nuestro México lindo y querido. Así, la Galería Metropolitana acoge a tres artistas que sirven como puertas de entrada a un sitio del que pocas veces se dice pero que forma también grandes saltos a los límites y bordes.

Domingo Díaz penetra los muros, es de los días el día favorito, y nos esconde-mostrando en sus obras razones imperceptibles: lo que no vemos genera nuevas visiones y en lo oculto de sus esculturas está el imaginario que nos permite pensar en lo que no está. La invisibilidad que sugiere en muchas de sus obras es también una herida abierta en los muros que nos deja ver sus sensaciones y emanaciones de “espacio”… despacio y suave, lentaMENTE un tiempo dilatado que surge como una herida arquitectónica. Adentro de un espacio cerrado está lo que no podemos ver, el trabajo escultórico de Domingo Díaz lo transparenta por lo que suponemos y nos deja mirar el contenido de la metáfora: los fluidos de la vida que se aseguran en la arquitectura que nos cobija.
.






Pedro Déniz tiende una alfombra roja de bienvenida a una Europa a los que vienen de lejos, y que promete soluciones económicas y por tanto “mejores formas de vida”. Las Islas Canarias son la puerta de entrada para miles de personas que huyen de África para insertarse en un sistema de vida que se plantea como “única” solución: la gente que vive con uno o dos euros al día es porque en su país no se necesita más de un euro al día. En Europa se necesitan miles de euros al mes para sobrevivir. Pedro consolida en su trinchera un refugio a lo desconocido interactivo y que nos deja ver que la economía no es la única solución de vida para existir y de la que tenemos que defendernos porque el sistema dicta y determina que se necesitan muchos euros para estar aquí. Estar adentro puede ser una solución pero tampoco permite refugiarse de una realidad exterior diversificada: ¿de que nos defendemos?, o ¿de que nos escondemos?.
.


José Luis Luzardo en su Torre de Babel aborda un tema mítico, su obra esta llena de elementos formales de supervivencia que implican cierto cuidado para cultivar y consagrar la vida: la Torre de Babel no culmina en hablar un idioma distinto durante su construcción, sino la de hablar uno sólo: el del cuidado y la precaución y por tanto el de la reproducción. Babel no decae en la humanidad que ha escogido morir sino en la preocupación de consagrar que todos somos un pueblo y que hablamos un mismo idioma. La luz negra, la oscuridad que ilumina su instalación nos deja ver el lado oscuro de la vida.





César Martínez
Comisario del proyecto
Madrihuantepec, 4 de Septiembre de 2007.




[1] Las Islas Canarias están situadas frente a la costa noreste de África, es un archipiélago en el océano Atlántico y una de las diecisiete comunidades autónomas de España, compuesta por siete islas: Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote, El Hierro, La Gomera, La Palma y Tenerife. [2] Las regiones periféricas de la Unión Europea son aquellos territorios geográficamente distantes pero favorecidos con tratamiento especial según el Tratado de Amsterdam. Incluye a las Islas francesas de Guadalupe, Guayana Francesa, Martinica y Reunión; la comunidad autónoma española de las Islas Canarias y las regiones autónomas portuguesas de Azores y Madeira. Estas regiones ultraperiféricas hacen que la Unión Europea tenga un territorio marítimo ampliamente extendido y una economía aún mas diversa que incluye la producción de frutas y verduras imposibles de cosechar en territorios europeos [3]Trascendencia: según el DREA significa aquello que está más allá de los límites naturales y desligado de ellos.





:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::